Tras el declive de la civilización, tan solo queda una trituración de ideas, pequeñas iluminaciones deslumbrantes en medio de la catástrofe. Estos son los restos de la devastación; tras el naufragio de la filosofía. Durante la última década, me he dedicado a reunir fragmentos de lecturas del pasado, anotaciones inconexas, reflexiones que se hallaban perdidas en la vorágine de la memoria.

[Bibliografía selecta]

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.