Adrian Pelegrin

El archivo hiperreal: Postfotografía

La fotografía debe expresar lo que no pueden expresar las palabras. La fotografía es un arte mudo que se hace fuerte en el silencio. El fotógrafo no habla; el fotógrafo tan sólo señala. Señalar es aislar y delimitar el mundo. La fotografía es el arte fragmentario por excelencia. No vemos el mundo como es, sino como somos. Una fotografía que se define de antemano es una fotografía muerta. Una fotografía viva es aquella que se crea y actualiza con la mirada.

El arte registra las convulsiones de lo social. Debemos dar cuenta de los acontecimientos de nuestra época. Fotografiar el archivo, remuestrear sus documentos en busca de una punzada en el inconsciente. Hacer una arqueología del presente. Explorar la dimensión fotográfica del movimiento, donde aparecen superposiciones, destellos y analogías inesperadas. Elementos marginales que afloran como interferencias intempestivas, contigüidades que generan metáforas: imágenes de imágenes en un doble distanciamiento con lo real.

Nos encontramos en la vorágine de la memoria; en el reino hiperreal del simulacro. Vemos las fantasmagorías de un mundo administrado, los sueños de la razón instrumental. En la era del vacío, la desinformación de masas se hace omnipresente. ¿Es esto lo real? Entonces, la práctica artística produce una paradoja: el paroxismo estético nos lleva a la autoconciencia.

 

Procedimiento artístico e influencias

Mi trabajo trata sobre los medios de comunicación masivos y de cómo éstos crean nuevas realidades. Fotografío imágenes videográficas de archivo, trabajando principalmente a partir de emisiones televisivas. Realizo kinescopios fotográficos de larga exposición que posteriormente edito mediante postproducción digital.

Estoy influenciado por fotógrafos experimentales y artistas como Otto Steinert (subjetividad), Edward Steichen (pictorialismo), Gerhard Richter (apropiación), y Joan Fontcuberta (postfotografía), entre muchos otros. También estoy interesado en la teoría crítica de la sociedad y la cultura. Me inspiran filósofos como Theodor Adorno (estética), Max Horkheimer (instrumentalismo), Jean Baudrillard (hiperrealidad) y Jacques Derrida (deconstrucción). En lo referente a la escritura paratáctica, también han sido referenciales Tristan Tzara y William Burroughs (cut-up).

Breve biografía

Nací en Barcelona (España) en 1980. Me crie en Badalona. A los quince años, tuve la oportunidad de descubrir la fotografía y aprendí de forma autodidacta la técnica del laboratorio y sus fundamentos. En 1998, inicié estudios relacionados con la imagen. Estudié cine, televisión y fotografía en Barcelona (CFGS Imagen, La Mercè). En el año 2000, al finalizar los estudios, empecé a trabajar con el reconocido fotógrafo Rafael Vargas, ejerciendo de asistente y fotógrafo durante seis años.

En 2006, tomé la decisión de independizarme profesionalmente y emprendí mi propio camino para dedicarme a la fotografía publicitaria. Realicé encargos para empresas de renombre internacional y agencias publicitarias importantes. En 2011, decidí apartarme de las grandes ciudades para vivir en un pequeño pueblo llamado Sant Cebrià de Vallalta. En ese momento inicié mi proyecto artístico y pasé varios años estudiando y explorando las condiciones necesarias para desarrollar mi obra.

En 2013, debido a la crisis económica, emigré a México. Viví un año en Metepec y otro en Toluca. En 2015 me mudé definitivamente a Playa del Carmen (muy cerca de Cancún), y poco después obtuve la nacionalidad mexicana. En 2019, después de ocho años de intensa reflexión, comencé a producir las imágenes del proyecto fotográfico “El archivo hiperreal”. Hoy todavía estoy comprometido con él, estudiando, generando textos y creando obsesivamente las fotografías que publico en este sitio web.

Premios fotografía:

2016 – IPA Mención de Honor – Self-portrait: “Three states of my mind”. Link